Emprendedores felices

“Cuando el cerebro está positivo, libera neuroquímicos llamados aceleradores de éxito como la dopamina y enciende una parte del cerebro que te permite percibir más posibilidades y procesar más información”, asegura Shawn Achor, autor de The Happiness Advantage.

En estos tiempos de crisis, la incertidumbre y el derrotismo lo ocupan todo. Las conversaciones siempre acaban con un “no me puedo quejar”. Una actitud conformista y gris invade el clima social. Por eso el optimismo es más importante que nunca. En situaciones desesperadas, optimismo desmesurado. Porque siempre la última palabra la tenemos nosotros mismos. Podemos elegir entre ver la botella medio llena o medio vacía. Escoge un prisma optimista desde el que mirar las cosas y conseguirás saltar los obstáculos más fácilmente.

Ante esta situación de pesimismo en el panorama laboral, mucha gente se está embarcando en la aventura emprendedora. Es un largo camino, pero es una inmejorable oportunidad para hacer realidad nuestros sueños. Talento, buenas ideas, trabajo y paciencia son ingredientes que no pueden faltar a la hora de lanzarte a desarrollar tus proyectos. Pero hay un valor por encima de todos, una condición sin la cual el resto no podrá funcionar: el optimismo. Una actitud que nos dará alas para romper todas las barreras que se nos presenten. Para ser feliz, un emprendedor necesita del optimismo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ Información

ACEPTAR
Aviso de cookies