Pymes y autónomos podrán aplicar el criterio de caja en la gestión del IVA a partir de 2014

Ante la reciente publicación de Real Decreto 828/2013, de 25 de octubre, por el que se modifican el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre; el Reglamento General de desarrollo de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, en materia de revisión en vía administrativa, aprobado por el Real Decreto 520/2005, de 13 de mayo; el Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, por el que se aprueba el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos y el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre.

El Real Decreto introduce cambios en cuatro reglamentos tributarios que afectan al IVA, el procedimiento de revisión en vía administrativa, los procedimientos de gestión e inspección tributaria y el Reglamento que regula las obligaciones de facturación.

La principal novedad es el desarrollo reglamentario del nuevo régimen especial del criterio de caja para el IVA, incluido en la nueva Ley de Emprendedores, que permitirá a pymes y autónomos, a partir del 1 de enero de 2014, aplazar el pago del impuesto hasta que se cobre la factura. Con ello se sustituye el tradicional criterio de devengo, normalmente vinculado a la facturación, por el de cobro.

Por otro lado, la posibilidad para la empresa de no tener que pagar IVA hasta que no cobre la factura, conlleva, en buena lógica, que tampoco pueda deducirse el IVA hasta que no haya pagado las facturas de sus proveedores y acreedores, es decir, el criterio de caja afecta a las dos partes de la operación. Si no fuera así, se daría la circunstancia de que Hacienda devolvería un IVA que no ha “cobrado”.

Las nuevas obligaciones de información, se ha establecido un régimen sencillo que, por motivos de control tributario, se limita a añadir en los libros registro de los acogidos al régimen las fechas de cobro o pago y el medio utilizado. Asimismo, el régimen no supondrá un aumento de la facturación de aquellos que opten por el IVA de caja, pues bastará con identificar en sus facturas la aplicación de este régimen.

Los requisitos para acogerse a este régimen de iva son:

Cualquier sujeto pasivo del impuesto de IVA cuyo volumen de operaciones, en el año anterior al impuesto, no supere los 2 millones de euros, así como cuando el total de cobros en efectivo que realice respecto de un mismo destinatario durante el año natural supere los 100.000 €.

Como puedo acogerme a dicho Régimen de Caja en el IVA

Por medio de una declaración a efectuar ante la Agencia Tributaria en la que se manifiesta nuestra voluntad de acogernos al Régimen de Caja para el siguiente ejercicio.

Se prevé que la declaración se deba presentar en el mes de Diciembre inmediatamente anterior al año en el que queremos acogernos al criterio de caja.

Habiendo optado por el criterio de caja, ¿Se puede renunciar?

Sí, pero la renuncia tendrá una duración mínima de 3 años.

Se prevé que la renuncia se haga en forma y plazos idénticos para la declaración que se debe efectuar para acogerse al Régimen de Caja.

A qué operaciones se le puede aplicar el Régimen de Caja en el IVA

A todas aquellas operaciones no exentas  que se lleven a cabo dentro del territorio de aplicación del impuesto.

No se puede aplicar el criterio de caja, entre otros,  al recargo de equivalencia, importaciones y adquisiciones intracomunitarias.

Pero si llegado el día 31 de diciembre del año inmediatamente posterior a la emisión de la factura, la misma aún no se ha cobrado, el devengo del impuesto se produce, debiendo ingresarse ese IVA a hacienda, aunque no se haya cobrado.

http://www.boe.es/boe/dias/2013/10/26/pdfs/BOE-A-2013-11216.pdf

Nuevo Reglamento de Facturacion 2013

El 1 de enero de 2013 entrará en vigor el nuevo Reglamento que regula las obligaciones de facturación y que se recoge en el Real Decreto 1619/2012. Esta nueva normativa está dirigida a todos aquellos profesionales y empresas que emiten y/o reciben facturas derivadas de operaciones de su actividad y están obligadas a su presentación y conservación.

La medida aprobada se adapta a las exigencias de la Unión Europea en materia de facturación, que pretenden armonizar los sistemas y normas de facturación de todos los estados miembros. Según el texto, los objetivos de la normativa pasan por reducir las cargas administrativas, garantizar la igualdad de trato entre las facturas en papel y las facturas electrónicas y el correcto funcionamiento del mercado interior, facilitar las transacciones económica y dotar de una mayor seguridad.

Por ello, para el 1 de Enero del 2013 los autónomos, profesionales y pymes deberán tener en cuenta las siguientes novedades a la hora de facturar.

1. La nueva factura simplificada y la eliminación del tícket

Con este nuevo sistema de facturación se eliminará el ticket y se reducirá a la emisión de facturas ordinarias y facturas simplificadas.

Se podrán expedir facturas simplificadas cuando su importe no exceda de 400 euros, (IVA incluido) y también si su importe no supera los 3.000 (IVA incluido) en caso de darse alguna de las operaciones siguientes:

a) Ventas al por menor.

b) Ventas o servicios en ambulancia.

c) Ventas o servicios a domicilio del consumidor.

d) Transporte de personas y sus equipajes.

e) Servicios de hostelería y restauración prestados por restaurantes, bares, cafeterías, horchaterías, chocolaterías y establecimientos similares, así como el suministro de bebidas o comidas para consumir en el acto.

f) Servicios prestados por salas de baile y discotecas.

g) Servicios telefónicos prestados mediante la utilización de cabinas telefónicas de uso público, así como mediante tarjetas que o permitan la identificación del portador.

h) Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.

i) Utilización de instalaciones deportivas.

j) Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.

k) Aparcamiento y estacionamiento de vehículos

l) Alquiler de películas.

m) Servicios de tintorería y lavandería.

n) Utilización de autopistas de peaje.

Igualmente, las facturas simplificadas podrán expedirse, si el emisor los desea, cuando el importe no supere los 400 euros o cuando deba expedirse una factura rectificativa.

2. La factura electrónica recibe el mismo trato que la factura en papel

El nuevo reglamento equipara las facturas en papel y la factura electrónica, con el objetivo de impulsar esta segunda modalidad de facturación y promover la igualdad y competitividad de las empresas en este ámbito.

Mención aparte de los beneficios de la factura electrónica para autónomos y pymes, como el abaratamiento de costes, la efactura recibe una nueva definición y se establece y acepta como factura electrónica toda factura que cumple con los requisitos del nuevo Reglamento y que ha sido expedida y recibida en formato electrónico, con independencia del sistema utilizado para ello.

Para ello, sólo es necesario que éstas facturas reflejen la realidad de la operación, aunque serán los sujetos pasivos los que deberán garantizar la autenticidad de los datos. Sin embargo, el intercambio electrónico de datos (EDI) y la firma electrónica avanzada son reconocidos en la nueva normativa como garantes de la autenticidad del origen y la integridad del contenido de las facturas electrónicas, aunque su uso deja de ser obligatorio. Además, se podrá seguir comunicando a la Agencia Estatal de Administración Tributaria, los medios y tecnologías que se utilizarán para la emisión y recepción de facturas electrónicas para que sean validados por ésta con caracter previo a su utilización.

3. Introducción de un plazo armonizado para la expedición de facturas

El nuevo reglamente introduce un plazo determinado para expedir facturas relativas a determinadas entregas de bienes o prestaciones de servicios intracomunitarios.

Este plazo, que afecta también a las facturas recapitulativas, se aplicará igualmente a otros empresarios y profesionales en operaciones tanto interiores como trasnfronterizas para mejorar de esta forma la gestión administrativa.

Así, como regla general, las facturas deberán expedirse en el momento de realizar la operación, excepto si el destinatario de esta es un empresario o profesional. En este supuesto, la factura deberá expedirse antes del día 16 del mes siguiente en el que se haya producido el devendo del IVA correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ Información

ACEPTAR
Aviso de cookies